Escrito por Tendenzias

Tipos de cabeceros de cama

Un cabecero de cama decorativo es un elemento que si bien no tiene la responsabilidad en el descanso que pueda tener un colchón, contribuye a la comodidad de las personas así como al estilo y diseño de una habitación, siendo una de las partes más visibles de un dormitorio. En este artículo analizaremos los diferentes tipos de cabeceros, con sus pros y sus contras.

Respaldo de madera de diseño moderno

Cabeceros de cama de madera

Los cabeceros de cama de madera son quizás los más comunes que podamos encontrar en la mayor parte de hogares. Existen todo tipo de cabeceros de madera, desde aquellos que están realizados con barrotes de madera hasta otros en los cuales la madera es un gran bloque que envuelve la cama.

Los de madera tienen una gran durabilidad y no presentan ningún tipo de problemas de cuidado o limpieza. Sin embargo, no son extremadamente cómodos, lo cual dificultará la postura a aquel que quiera descansar sobre el respaldo o bien disfrutar de un rato de lectura. Nos obligan pues, a disponer de varios conjines en los que apoyar nuestra espalda.

Respaldo clásico de metal

Cabeceros de cama de metal

Otro de los grandes clásicos en nuestros dormitorios son los metal, la mayor parte de ellos suele tener un diseño con barrotes metálicos, pudiendo estar realizados en toda clase de metales, diseños y colores. Tienen una nota en común entre sí, son especialmente inapropiados para apoyar nuestra espalda sobre ellos. A favor, destaca su buena apariencia y un diseño en la mayor parte de los casos muy atemporal, además, su durabilidad está fuera de toda duda, prueba de ello son las antiguas camas de hospital, muchas veces realizadas en este material y que han permanecido “en servicio” durante décadas enteras.

Cómodo respaldo tapizado

Cabeceros de cama tapizados

Los cabeceros de cama tapizados son seguramente los más cómodos. Rellenos con gomaespuma en su mayoría, y tapizados con tela o cuero, este tipo de tapizados son los mayores aliados de los aficionados a la lectura, pudiendo mantener una postura erguida sin necesidad de utilizar almohadones o cojines. Además son facilmente personalizables, ya que siempre está presente la opción de retapizarlos adaptando su estilo a las modas o a los cambios que sufra nuestro dormitorio.

Por contra, los de este tipo suelen tener una vida más corta que los otros, necesitando de mayores cuidados y precauciones en función del uso que les demos. Por ejemplo, la tapicería puede desgastarse con el paso del tiempo, o ensuciarse de modo que necesite una limpieza a fondo.

Cabecero empapelado tipo cuadro tulipanes verdes

Cabeceros de cama empapelado o vinilo

Quizás la opción más rompedora y a la vez la más simple. Consiste en utilizar un gran trozo de papel de empapelar y situarlo detrás de la cabecera de nuestra cama. Podremos optar por cierntos de diseños y texturas. Es una alternativa económica y actual para todos aquellos que no dispongan de un cabecero y aporta fundamentalmente un look más moderno a nuestra habitación. Por contra, es como si no tuviéramos respaldo para el uso normal.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?