Escrito por

Quitando el gotelé

El gotelé es un invento que idearon los pintores para facilitar su trabajo, ya que con ello se consiguen evitar los desperfectos y la pintura puede ser más rápida, ya que no hay que ser tan cuidadoso como con la pintura lisa. Sin embargo, el tiempo en el que el gotelé estaba de moda ya pasó a mejor vida y ahora se llevan las pinturas lisas.

Por ello, de un tiempo a esta parte la reforma consistente en quitar el gotelé de las paredes ha pasado a ser una de las más demandadas. Evidentemente, es algo que puedes hacer tú mismo, aunque es una tarea muy trabajosa, ya que hay que utilizar una lija por toda la pared hasta que se consigue alisar la pared, para luego pintar encima.

Como se trata de una labor tan ardua y trabajosa se suele contar con una empresa de reformas o con un pintor, pero debes de tener en cuenta que se trata de una de las reformas que más manchan de las que se pueden llevar a cabo en el hogar, así que lo ideal es que te vayas de casa cuando estés pensando en quitar el gotelé.

Pero si no tienes la posibilidad de vivir en otro lugar durante los días que estén trabajando en tu vivienda, puedes trabajar en función de habitáculos estancos. Es decir, elige una habitación y la sellas hasta que terminen el trabajo, y cuando hayan terminado pueden pasar a otra. Así conseguirás poder utilizar el resto de la casa y sólo dejar muerta un habitación.

¿Qué es lo que piensas?