Escrito por

¿Por qué elegir un ático?

Algunas personas lo dicen sin reparos: no hay nada comparable a vivir en un ático. Esta afirmación puede resultar controvertida, o cuando menos extraña, en primera instancia. A nuestra mente acude, nada más escuchar la palabra, la imagen de una vivienda de reducidas dimensiones, donde apenas podremos guardar ni la mitad de nuestras posesiones personales. Las temperaturas también pueden ser un problema: en los meses invernales nos acosará el frío, en los cálidos sufriremos mucho más el calor.

Imagen de un ático vacío

Son premisas reales, que desde luego hay que tener en cuenta. Pero, ¿qué hay de la otra cara de la moneda? ¿Cuáles son las verdaderas ventajas de un ático, y a qué se debe su creciente popularidad en los últimos tiempos?
Evidentemente, es un espacio mucho más íntimo, más personal que un piso. Las parejas jóvenes son las que más se decantan por él, principalmente por este motivo. Por otro lado, la iluminación natural de la que dispondremos es mucho mayor en una vivienda de este tipo. Resulta, por tanto, un lugar ideal para contar con un pequeño jardín o huerto.

Pequeño huerto en la terraza de un ático

Y, desde luego, un aspecto que pocas veces valoramos, pero que no hay que olvidar: las vistas. En nuestro mundo acelerado, en el que rara vez nos paramos a contemplar nuestro entorno por mero placer, los dueños de un ático tienen la ventaja de poder disfrutar de una mirada global, lejana y cercana a la vez, de la ciudad que les rodea.
Si has sentido curiosidad, acompáñanos en este espacio donde encontrarás sugerencias, consejos e ideas para adquirir un ático y disfrutarlo.

Atardecer desde la terraza de un ático

¿Qué es lo que piensas?