Escrito por

Muebles

Cuando pensamos en mudanza, lo más probable es que signifique una oportunidad para inyectarle energía y nuevos rumbos a nuestra vida. Es un proceso donde vivimos efectos como la ansiedad, el estrés, el cansancio y la renovación. En este sentido, dentro de las muchas cosas que planificar, uno de los factores que nunca está de más analizar al momento de mudarnos es qué hacer con nuestros muebles o con los que el nuevo piso posee.

muebles?

Y es que la mudanza no significa simplemente trasladar todo aquello que poseemos en la casa, sino también un factor importantísimo es filtrar finalmente y escoger con pinza lo que nos acompañará en nuestro nuevo espacio. En función de este nuevo hogar, debemos elegir aquellos muebles que nos acompañarán y aquellos de los cuales nos desharemos, regalando, vendiendo o dejándolos en el piso para el próximo habitante.

Una vez conociendo el nuevo sitio al cual llegaremos es importante medir cada una de las dimensiones para poder facilitarnos el trabajo y conocer concretamente si cabrán aquellas mesas, sillas , sofás, entre otros muebles que de seguro necesitaremos.

Darle una utilidad a los muebles

Deshacerse de lo que no nos sirve

Cuando ya sabemos lo que podremos reutilizar y seleccionamos lo que llevaremos y lo que no, debemos definir donde irán a parar estos últimos. Y a decir verdad, las alternativas son muchas, algunas de las cuales son muy originales.  Hoy ya no es necesario tirarlos en algún sitio de acopio ni contenedor, ni aun más engorroso: ir a venderlos nosotros mismos a algún mercado. Tenemos la posibilidad de venderlos en tiendas de segunda mano o donarlos a organizaciones benéficas, siempre que no queramos recurrir simplemente a llamar al servicio de recogida de muebles que tienen los ayuntamientos de todas las ciudades. También, gracias a la tecnología de hoy, podemos resolver a través de internet su destino.

Así por ejemplo contamos con empresas que compran muebles viejos o con algún tiempo, tales como Segunda Mano,  Ebay Anuncios, Mercado Libre, entre otros que nos permiten ahorrarnos traslados y envíos.

Una opción más solidaria, es donar aquellos muebles sobrantes a instituciones de beneficencia que pueden ser entregados a familias que los necesitan, o ponerlos a la venta y conseguir dinero para diferentes situaciones. Una de las organizaciones más conocidas en todo espala es Remar, que se encarga de recoger y restaurar todo tipo de muebles que nosotros queramos entregarles. También podemos contactarnos con el ayuntamiento de cada ciudad y nos pueden indicar donde donarlos de manera más específica.

Amueblar a bajo coste

Claramente, el hecho de mudarnos de casa significa una serie de gastos extras a nuestro presupuesto mensual habitual. Consciente de ello, actualmente existe una cantidad de empresas en el mercado adecuadas a la tendencia “Low cost”, que ofrecen una amplia y variada gama de muebles para todo tipo de espacio. Un ejemplo de ello es la multinacional Ikea, que con el slogan “Viva la república independiente de tu casa”, entrega al usuario una completa línea de muebles a un costo muy accesible y con una completa atención tanto en sus locales, como también en el despacho a domicilio.

Calidad o economía.

En los tiempos que corren es muy fácil pensar siempre en lo segundo, pero también debemos valorar el uso de cada mueble. Los que corran mayor riesgo de deterioro rápidamente deben tener la mayor calidad posible; ello redundará en ahorro económico, a la larga. Para las estanterías auxiliares y los muebles de poco uso en general, siempre tenemos las opciones “low cost” que nos ofrecen tiendas como la antes mencionada Ikea y similares, donde podemos encontrar multitud de estilos y diseños diferentes.

que hacer con los muebles en una mudanza

Compra o restauración.

Del arsenal de muebles que ya poseíamos en nuestra anterior vivienda puede haber auténticas joyas, por sus materiales y antigüedad, o simplemente por arraigo familiar, del que nos cuesta horrores separarnos. En estos casos existe la posibilidad de reformarlos, aplicando una serie de técnicas que varían según el gusto de cada persona. De este modo, si se posee cierta habilidad manual, es incluso posible restaurarlo uno mismo con herramientas como el bricolaje, tipos de aplicación de la pintura como el esponjado, decolorado, envejecido, peinado y dorado, ente tantas otras que nos ayudarán a hacer lucir a nuestros muebles de siempre, como una nueva adquisición llena de brillo, luminosidad y vistoso acabado.

Muchas opciones para saber qué hacer con nuestros muebles durante la mudanza, ahora solo hace falta ponerse manos a la obra.

Dejamos una serie de links donde poder obtener mayor información relacionada:

Cómo cambiar el aspecto de los muebles de melamina

Pintar muebles de madera con esmalte

Nuevas ideas para transformar con adhesivos

loadInifniteAdd(44636);

También un vídeo que de seguro despertará tu creatividad:

¿Qué es lo que piensas?