Escrito por

Mudanzas de áticos

Las ventajas de vivir en un ático son variadas; no se oyen los golpes del vecino de arriba, constituye una estancia alternativa para un invitado, es un excelente lugar para que los niños puedan jugar y realizar los ejercicios del colegio, incluso permite guardar muchas cosas que no se utilizan. Tiene más vistas y resulta más soleado, se escucha menos el ruido exterior de la calle al estar más alto, incluso a la hora de venderlos suelen estar muy bien valorados.

Por ello si decidimos mudarnos a un ático, habremos elegido una interesante opción. Bien, ahora llega la tarea de organizar la mudanza, lo cuál no es asunto fácil. Conviene seguir una serie de indicaciones a la hora de hacerlo.

Hay que organizar las pertenencias que tenemos acumuladas en nuestra vivienda. Deshacerse de aquello que no queramos llevar a nuestro nuevo hogar, hay que buscar cajas y llenarlas con todo aquello que donaremos o enviaremos directamente a la basura.

Si decidimos empaquetar nosotros mismos nuestras pertenencias o si pensamos contratar a una empresa de mudanzas, hay que tener bien presente que los objetos frágiles es mejor que los llevemos nosotros mismos siempre que sea posible. Uno mismo debe prestar atención y vigilar que no se maltraten nuestras cosas.

Mucho antes de comenzar con el embalaje hay que buscar cajas y material para empaquetar, es necesario hacer un registro de todas las cosas que vamos a desplazar a nuestro ático.

Cuando esté todo dentro del camión de la mudanza revisaremos cada rincón para asegurarnos de que no queda nada olvidado.

¿Qué es lo que piensas?