Escrito por Tendenzias

Las placas vitrocerámicas y de inducción se hacen con el mercado

Ya apenas quedan cocinas de gas, sólo en casas antiguas o en lugares donde la electricidad llega con dificultad por lo que hay que depender de la bombona de gas butano en cada momento, y es que las placas vitrocerámicas y de inducción se han hecho claramente con el mercado gracias a sus condiciones mucho más ventajosas.

El aspecto más destacado de las placas vitrocerámicas y de inducción con respecto a las cocinas de gas radica en la facilidad de limpieza que ofrecen. Lo que antiguamente era una dificultad extrema, y obligaba a tener que desmontar la cocina casi en su totalidad, ahora se ha convertido en una labor sencilla y cómoda, para lo que no se necesita más que pasar un trapo.

Además, las placas vitrocerámicas y de inducción facilitan la cocción y permiten el aprovechamiento del calor residual, algo que las cocinas de gas no permitían. Así, se pueden cocinar los productos apagando el fuego y manteniendo el calor que emana de la placa, suficientemente potente como para cocinar cualquier alimento.

Aunque hubo algunos analistas que hablaron de un posible regreso al gas con el incremento del precio de la electricidad, lo cierto es que las ventajas y la comodidad de las placas vitrocerámicas y de inducción es tal que no da pie a una recuperación de la cocina de gas, a pesar de que pudiera resultar más barata, en un principio.

Por ello, en una cocina moderna es prácticamente imposible encontrarse con una cocina de gas hoy en día.

Diferencias entre placas de vitrocerámica y de inducción

induccion cocina

Si bien las placas de vitrocerámica y las de inducción son muy parecidas entre sí cuando se encuentran apagadas, lo cierto es que existen algunas diferencias funcionales entre ellas que seguramente te interesen a la hora de escoger alguna.

Para calentar la placa de vitrocerámica necesitas de la ayuda de una resistencia que lo que hace es elevar su temperatura aumentando no solamente la de ella, sino todo lo que está alrededor. En el caso contrario la placa de inducción se vale de una bobina que para calentar genera un campo electromagnético que al estar en contacto con materiales ferromagnéticos los activa y aumenta así la temperatura, posibilitando que solo sea el espacio delimitado el que calienta. Esto se debe a que las placas de inducción no calientan toda la superficie de vidrio sino lo que se coloca sobre ella, con un funcionamiento de detección magnética. Lo que produce es evitar cualquier tipo de accidente y quemadura asegurándonos de que es un electrodoméstico cien por ciento seguro (sin embargo hay que tener mucho cuidado con los anillos, relojes y pulseras metálicas al momento de trabajar con ellas). Con las placas de vitrocerámica la temperatura se eleva hasta aproximadamente los 220°, provocando serias quemaduras en el caso de que se lleguen a tocarlas accidentalmente.

Al contrario de la apariencia, los precios en el mercado varían mucho entre unas y las otras. Las placas de inducción suelen ser más caras que las placas de vitrocerámica. Aunque a veces podemos encontrarnos con diferentes precios dependiendo de la marca y de la calidad que ofrezca en vez de comparación en tecnologías. El problema que establece la competencia entre unas y otras ha llegado a posibilitar que las placas de inducción hayan bajado la mitad del precio que costaban en estos últimos años.

Sin embargo una diferencia importante entre ambas, es que las placas de inducción son más potentes y calientan más rápido los alimentos debido a que genera un ahorro de energía superior a las placas de vitrocerámica. Con una cocina de inducción hervir una cantidad de agua determinada llevará la mitad de tiempo que lo que llevaría con una de vitrocerámica convencional.Por tanto aquí no solamente habremos ahorrado tiempo sino también dinero, puesto que el tiempo de cocción será lo que establezca el precio de consumo.

vitroceramica

En el caso de que hablemos de ahorro de dinero estará dado porque los dos tipos de cocinas cuentan con un sistema similar de potencias, que generará el mismo gasto energético, lo cual nos llevará a pensar que el gasto económico se sentirá en el momento de la adquisición y no al momento de pagar las facturas.

En síntesis las placas de inducción siempre serán más efectivas dado que son mucho más seguras y dependiendo de la comparación que se haga, serán más caras o no. No obstante, con cualquiera de las dos, podemos contar con electrodomésticos que necesitan muy poco mantenimiento y son muy sencillas de limpiar. 

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?