Escrito por

Elegir un decorador

Si deseamos tener la mejor decoración en nuestro hogar no basta con preguntarle a algún familiar o amigo entendido en el tema, sino que debemos dejar que los profesionales en la materia se encarguen de ello, y la mejor manera es contratando a un decorador. Antes de decidir que decorador elegir es conveniente conseguir unos cuantos nombres y números en revistas especializadas en el tema, libros, casas de decoración o en internet.

Salón diseñado por un decorador

Lo mejor es preseleccionar solo aquellos decoradores de los cuales podamos ver trabajos previos que hayan realizado para conocer si realmente son entendidos en la materia y si son buenos y de nuestro agrado. También podríamos consultar a la opinión que hayan solicitado anteriormente sus servicios para saber si están contentos con el resultado o su manera de trabajar, y si son capaces de llevar a cabo los deseos de los clientes a la hora de decorar un espacio.

Hay que considerar que a la hora de elegir un decorador nos estamos jugando tanto nuestro dinero, nuestro tiempo y principalmente, nuestra casa. Por este motivo lo mas recomendable es hacernos una lista de los decoradores que hayamos visto o que nos hayan recomendado, para después poder contactar con cada uno de ellos, y preguntarles en que estilos están especializados, que nos hagan un presupuesto y que nos den un tiempo aproximado de la obra. Con todos estos datos, podremos comparar los diferentes decoradores uno a uno y elegir el que más se adapte a nuestro presupuesto, estilo y tiempo disponible. Te aconsejamos que a la hora de hablar con cada decorador seas conciso y que hables con el de forma clara explicándole bien lo que deseamos y exigiéndole que nos explique claramente todos los puntos.

También tenemos que asegurarnos de formalizar un contrato por escrito con el decorador donde se asuman los riesgos y etapas del trabajo por parte del él y por nuestra parte, donde queden fijadas todas las condiciones laborales que nos exija el estado. De este modo es mucho más fácil que surjan disputas entre ambas partes, y en caso de que surjan que sea rápido el terminar con estas. Tenemos que entender que a pesar de haber un contrato no todo el poder quedará en manos del decorador y que el cliente debe revisar y supervisar el trabajo de este para que se cumpla de forma adecuada. Por este motivo reiteramos diciendo que el contrato sea posiblemente uno de los puntos más importantes, no solo a la hora de elegir un decorador, sino a la hora de contratar a un trabajador.

dormitorio creado por un decorador

En muchas ocasiones las ideas y diseños que tenemos en mente no son realizables o no son adecuadas al tipo de habitación o a nuestra casa en general. Por este motivo es importante que como consumidores estemos totalmente abiertos a las opiniones del decorador y las recomendaciones que este nos haga para adaptar nuestras ideas y poder llevarlas a cabo sin ningún problema de estilo o tema, de materiales o de espacio.

¿Qué es lo que piensas?