Escrito por Tendenzias

El estilo colonial

Es un estilo muy demandado, se trata de una decoración cálida y clásica que cuida los detalles mediante materiales sencillos y naturales. Los ambientes cobran así un aire no recargado y de alto grado de detalle. Trataremos en los párrafos siguientes algunas de las peculiaridades del estilo colonial, que aprovecha la iluminación, los estilos retro (vintage) e incluso algunos de los elementos ornamentales de la cultura oriental.

Estilo colonial

El estilo colonial es ante todo, un estilo especialmente rico. En él, los muebles son de generosas dimensiones, en maderas duras en tonos oscuros, combinando a la perfección con las fibras naturales como el mimbre, la rafia o el ratán.

La comunión de estos elementos nos recrean una atmósfera especial que nos transporta a una época pasada, rica en glamour y distinción. Para resaltar esta atmósfera ayudan barnices con tintes de maderas tropicales, que refuerzan la presencia de la maderas exóticas en el conjunto decorativo. Los cristales y espejos brindan un marco de luminosidad y ampliación del espacio a crear.

Colores y papeles de un estilo icónico

Las pinturas siempre han de ser de colores claros, también tienen un especial peso los papeles decorativos que suman a un ambiente clásico auténtico. La principal ventaja de este estilo es que es sobrio y elegante, creando estancias agradables y siempre sorprendentes dentro de la armónica sencillez del conjunto.

Como decíamos, los papeles tienen una destacada presencia. En especial destacan tanto los papeles decorativos de diseño clásico, como aquellos que optan por tonalidades claras y modernas.

Comedor estilo colonial

Decoración, los detalles más usadas

Los objetos antiguos en materiales nobles como el bronce, plata o alpaca, darán ese toque distinguido que caracteriza a lo colonial, también las librerías de maderas pesadas, donde destacan antiguas colecciones de libros, suman al conjunto aportando calidez e imagen.

Los detalles vintage, compuestos por objetos cotidianos antiguos encuentran un lugar destacado en estas composiciones, como por ejemplo: tocadiscos, viejos teléfonos, lamparas, velas, botellas, mapas etc. Estos elementos, que podemos encontrar en mercadillos de la ciudad, aportan el toque distintivo que nos introducen en el clima que queremos crear.

Las plantas, pieza clave

En el estilo colonial, las plantas gonzan de un gran protagonismo, no sólo en exteriores, sino también en interiores. De hecho, las estancias coloniales tienen una gran presencia de flores y arbustos verdes, pudiendo completarse con especies colgantes o trepadoras y pequeños arboles o cáctus.

Eso sí, siempre que busquemos un ambiente limpio, las plantas de interiores deben ser cuidadas en su aspecto, es decir, constantemente podadas y siempre limpias.

Un estilo en crecimiento

Algunos interioristas fusionan el estilo colonial con el estilo decorativo oriental orientales, logrando de esta forma, una equilibrada mezcla de culturas en aras de un ambiente tranquilo, discreto y siempre novedoso.

Si buscamos un ambiente de fusión colonial/oriental, los objetos artesanales, así como los muebles, tapizados y cortinas han de conjugar los tonos típicos del estilo colonial con las características cromáticas y decorativas del arte oriental. No es fácil, pero el resultado puede ser espectacular.

¿Qué es lo que piensas?