Dormitorios sobrios

La sobriedad es una característica que para algunos es un pro, y para otros un contra. En este caso vamos a hablar de la sobriedad como una característica positiva y que aporta una especial elegancia a nuestros dormitorios. Lo cierto, es que un dormitorio sobrio bien planteado puede suponer una notable forma de otorgar clase […]

La sobriedad es una característica que para algunos es un pro, y para otros un contra. En este caso vamos a hablar de la sobriedad como una característica positiva y que aporta una especial elegancia a nuestros dormitorios. Lo cierto, es que un dormitorio sobrio bien planteado puede suponer una notable forma de otorgar clase y sofisticación a un espacio como este, en donde la intimidad se manifiesta con mayor fuerza.

Habitación sobria

¿Qué es la sobriedad?

Apoyándonos en el diccionario, sobrio viene a significar «templado o moderado y que no contiene adornos superfluos». En esa línea tendremos que trabajar para que nuestro ambiente sea elegante sin caer en una decoración sobrecargada, lo que a priori puede resultar una cuestión sencilla, pero con el paso del tiempo es posible que vayamos agregando cosas a la decoración e hipotecando el estilo.

Colores para buscar la sobriedad

En cuanto a los colores más sobrios, te recomendamos que apuestes por tonos claros o tonos oscuros, pero que nunca combines los colores. Precisamente, las combinaciones de colores son lo más alejado a la sobriedad que podamos realizar. Entre los tonos oscuros cabe decantarse por los grises o los marrones. Evitar a toda costa los colores llamativos es otro de los pilares básicos de cualquier decoración sobria.

Decoración, los adornos justos

Como decimos, sobrecargar es el primer pecado que hemos de evitar a la hora de decorar nuestro dormitorio si buscamos una línea sobria. Esto no significa que no podamos decorar con cuadros u otros objetos, significa que la decoración con dichos objetos no puede ser nunca objeto de una acumulación excesiva. Por ejemplo, si vamos a colocar cuadros, tendremos que contar con espacios libres entre sí que aporten un descanso visual al conjunto.

Otros objetos decorativos como vinilos o figuras decorativas son bienvenidas, siempre que se respete esta forma decorativa y no se coloquen demasiados objetos en una sola zona.

También es importante dejar alguna pared totalmente franca, ya que del mismo modo, conseguiremos que el conjunto «respire» y no esté en ningún caso con una excesiva presencia de objetos decorativos.

Diseño sobrio

Muebles, pilar fundamental

Los muebles de una habitación sobria han de seguir una serie de premisas. En primer lugar han de ser de diseño sencillo y limpio. En segundo, han de tener unos colores uniformes y discretos, optando por los tonos más oscuros, que son los que mayor seriedad y simplicidad aportan a la decoración del dormitorio.

Pero fundamentalmente, si buscamos que nuestra habitación sea sobria no podemos cargarla con demasiados muebles ya que esto precisamente es uno de los puntos que más resta a esta apariencia seria y sobria.

Siguiendo estos consejos estamos convencidos que conseguirás que tu dormitorio tenga un verdadero y agradable estilo sobrio. Una sobriedad bien entendida, porque como hemos visto sobrio no es lo mismo que anodino.

Dormitorios sobrios
5.00 / 5
5.00 - 33 Votos

También te puede interesar