Escrito por

Dormitorios

Los muebles que coloquemos en nuestros dormitorios deben estar cuidadosamente escogidos. Aunque, normalmente, consideramos el salón o la cocina como los auténticos espejos de nuestro hogar, en los que se refleja nuestra personalidad, lo cierto es que los dormitorios también tienen gran importancia, al ser espacios más íntimos; sus distintos elementos no sólo tienen que combinar con el resto del hogar, sino también servirnos para conseguir un remanso de paz y tranquilidad, que aleje de nuestra mente las inevitables preocupaciones cotidianas.

Lo más recomendable para los dormitorios es utilizar colores pastel o suaves: los azules, verdes, naranjas y rosas son los idóneos. Con ello obtendremos diferentes sensaciones: el verde y el azul producen luminosidad, mientras que los rosas y naranjas están orientados a la calma y la tranquilidad. En el feng shui, la disciplina china que estudia la disposición de los elementos del hogar como base para la paz interior, se indica que hay que huir de los negros, que tienden a la depresión, y de los colores más fuertes como rojos o amarillos chillones. Podemos utilizar las gamas cromáticas que hemos mencionado para los propios muebles o bien para las paredes y cortinas.

El feng shui también contiene enseñanzas orientadas a la hora de elegir la forma de nuestros muebles. Para conseguir un mejor tránsito de energía, nos recomienda que no tengan bordes picudos; siempre es mejor que sean redondeados. Una cama alta favorece la autoestima; si, además, tiene una base o un cabecero de madera, se conseguirá solidez en la relación de la pareja que duerme en ella.

¿Qué es lo que piensas?