Escrito por

Cuando pagar una reforma

En el mismo momento en el que se termina una reforma es probable que los que nos la han hecho nos presenten una factura, en el mejor de los casos, o un papel a modo de recibo, en la mayoría, en el que nos pedirán el pago por los trabajos realizados, y nosotros con toda nuestra buena voluntad procederemos a realizarlo, ¡mal hecho!

La calidad de una reforma no se puede descubrir hasta pasadas unas semanas, por lo que es conveniente retrasar el pago hasta que comprobemos que todo ha quedado a la perfección. A primera vista puede parecer que todo está bien, porque a poco que lo mantengan limpio dará esa impresión, pero es con el uso de la estancia donde hemos realizado la reserva la forma en la que sabremos hasta que punto esa calidad es cierta o no.

Es probable, por otro lado, que nos pidan un pequeño adelanto antes de empezar la reforma o durante el desarrollo de la misma. En ese sentido no habría problemas, porque también hay que entender que ellos tienen que ganar dinero. Ahora bien, nunca deberemos pagar toda la reforma hasta que no hayan transcurrido al menos un par de semanas.

Y siempre deberemos exigir factura de la misma, por varios motivos. En primer lugar es la única forma real que tendremos de reclamar en caso de que algo no se haya realizado de la manera correcta. Sin factura no podemos poner ninguna reclamación. Y, por otro lado, la factura es la única forma de conseguir desgravaciones fiscales a la hora de presentar la declaración.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?