Escrito por

Como diseñar una cocina para discapacitados

Al menos un 8,5% de las personas en nuestro país sufren una discapacidad. Para todas ellas, realizar las funciones diarias en una cocina puede ser de suma dificultad teniendo en cuenta que no están diseñadas pensando en ellas. Para evitar las dificultades y mejorar la calidad de vida de este amplio grupo de personas es imprescindible tener en cuenta algunos puntos imprescindibles al construir una cocina para discapacitados.

Diseño de cocina adaptada con persona en silla de ruedas

Una necesidad básica

Tanto si usan silla de ruedas o andador o muletas, realizar una actividad tan básica como cocinarnos un plato de comida sencillo puede ser una auténtica odisea. La sociedad, concienciada de ello, en los últimos años ha mejorado mucho en el ámbito de la adaptabilidad de espacios públicos y privados a las necesidades de las personas con discapacidad.

Cocina apta para discapacitados

Diseñar es personalizar

Cuando decimos que diseñar es personalizar nos referimos a que cada persona puede tener una discapacidad diferente y por ello unas necesidades diferentes, por tanto diseñar una cocina ha de ser además un proceso en el cual se tengan en cuenta las diferentes condiciones físicas del usuario.

Por ello, en primer lugar delimitaremos las necesidades exactas de la persona, tanto a nivel de espacio, midiendo y respetando los espacios necesarios, como las necesidades de movilidad a fin de tener en cuenta espacios para situar la silla de ruedas o el andador. En el caso de necesitar rampas para acceder es importante determinar la altura de las mismas así como los materiales para recubrirlas y darles adherencia.

En cuanto a la accesibilidad, es recomendable la utilización de picaportes de palanca, ya que se accionan más fácilmente y requieren de menos fuerza para acceder.

Cocina para discapacitados

Una vez determinados los espacios, comenzaremos a construir la cocina teniendo en cuenta en primer lugar, que habremos de montar todos los elementos de la cocina a una altura accesible en silla de ruedas o en el caso de que el usuario necesite muletas, existan suficientes agarraderas para poder moverse cómodamente.

En cuanto a las mesadas, para personas con sillas de ruedas se recomienda que sean “huecas”, esto es, que tengan espacio libre en la parte de debajo a fin de que entren perfectamente las rodillas de la persona que las utilice.

Las estanterías y los armarios tendrán también que estar acondicionados a la altura y las condiciones físicas de los usuarios, no se recomiendan utilizar puertas en los armarios debido a que suponen una incomodidad añadida y no aportan ventajas esenciales.

Cocina adaptada

Es conveniente optar por modelos de muebles adaptados, especialmente diseñados que se abren más facilmente y que normalmente no tienen puertas en L, sino corredizas, las cuales no obligan a desplazarse para hacer sitio al abrirlas. Otra alternativa útil son los estantes ajustables, los cuales pueden colocarse a un nivel más bajo del habitual.

Por último también tendremos que tener en cuenta las instalaciones de luz, los interruptores, enchufes y demás elementos nunca han de estar a más de 40 cm del suelo.

Todo ello, para generar un lugar más apto para que todos estemos a gusto al cocinar.

¿Qué es lo que piensas?