Escrito por

Colchones

De entre todos los objetos que tenemos que trasladar en la mudanza, los colchones son de los más engorrosos. No tenemos la posibilidad de desmontarlos, como con los muebles de madera, o de plegarlos, como hacemos con la ropa… Algunas personas prefieren dejarlos atrás y comprar otros. Pero no hay que olvidar que su precio suele ser bastante elevado, y la vida útil de un colchón ronda los diez años, por lo que no se trata de un objeto del que debamos deshacernos a la ligera.

Sin embargo, si realmente la necesidad nos obliga a cambiar de colchón, o quizás queremos empezar una nueva vida con una nueva cama, he aquí algunos consejos para escoger a nuestro nuevo compañero de sueños:

  • Aunque sabemos que un colchón blando es una delicia, a corto plazo terminará por ser una tortura para nuestras vértebras. Lo mismo ocurre si es demasiado duro. Lo mejor es un término medio: debe suficientemente resistente para no combarse ante nuestro peso, pero tampoco en exceso. En este sentido, los colchones viscoelásticos son los que mejor adquieren la dureza adecuada para nuestro cuerpo.
  • Tenemos que escoger un colchón que tenga una buena capacidad de ventilación interna, con propiedades hipoalergénicas y que repela ácaros y otros insectos que suelen anidar en ellos. La cantidad de enfermedades y alergias que se producen a causa de una higiene deficiente del colchón es muy grande.
  • Si cambiamos de colchón, suele ser recomendable cambiar también de base para el mismo. No todas las bases sirven para los mismos colchones, y se trata de dos enseres que es mejor adquirir juntos para asegurarnos de su correcta compatibilidad.
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?