BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Colchones y canapés

Si la tarea de escoger un colchón adecuado para nuestra fisonomía, el espacio de nuestra vivienda y las necesidades de nuestro bolsillo debe ser realizada con esmero, otro tanto debemos hacer con su compañero inseparable: la base. No todas las bases valen para los mismos colchones, por motivos de peso o de estructura general de ambos. Y, al igual que sucede con aquéllos, una buena base también deberá estar con nosotros muchos años.

Las bases más habituales son las de láminas o multiláminas. Como su nombre indica, están compuestas por una serie de láminas de madera o de metal colocadas en horizontal, de forma paralela. Aunque se han empleado siempre para cualquier tipo de colchón, las últimas tendencias e innovaciones del sector las están dejando obsoletas. Hoy en día, es mucho más recomendable emplear una base tapizada, sobre todo para colchones viscoelásticos. Se componen de un tablero de madera, soportado a su vez por una estructura metálica, con una superficie acolchada. De esta manera no dañamos el colchón y su peso queda mucho mejor distribuido que sobre las láminas.

Sin embargo, existe otra solución que además cuenta con una importante ventaja: la de ahorrar espacio. Se trata del canapé: una base con una tapadera que se puede levantar, generalmente hacia arriba, y cuyo interior podemos aprovechar para guardar todo tipo de utensilios. Lo más normal es utilizarlo para las mantas y ropa de cama, pero también puede ser una magnífica solución para la ropa de temporada o incluso para los juguetes de los niños. Los dueños de áticos encuentran en el canapé un gran aliado para resolver sus problemas de espacio.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?