Escrito por

Colchón, cómo elegirlo

El cuidado de nuestra espalda y la calidad de nuestro descanso son elementos fundamentales no sólo para afrontar el día a día con energía, sino también para mantener nuestra salud a nivel general. No son aspectos que debamos tomar a la ligera, o simplemente basándonos en las condiciones económicas: a la hora de adquirir un colchón debemos pensar que será nuestro compañero durante muchos años (o debería serlo),  y por tanto tenemos que elegir con sensatez. A continuación veremos algunos consejos generales para afrontar su compra:

  • Si somos propensos a levantarnos con dolores de espalda, de cuello u hombros, o incluso con jaqueca, lo que nos interesa es el aspecto “terapéutico”, es decir, que el colchón pueda participar en nuestro bienestar de manera activa. Cada marca cuenta con un catálogo destinado a esto, algunos de los cuales ya hemos visto en nuestro blog (por ejemplo, la línea Wellness de Flex). Esta clase de colchones suele ser un poco más costosa de lo normal, pero merece la pena si realmente nos ayudan a descansar mejor.
  • En cuanto a la dureza, lo mejor es decantarse siempre por un término medio: ni demasiado firme, ni excesivamente blando. Ambos extremos redundarán, a medio plazo, en problemas musculares o de espalda. Los colchones viscoelásticos son una buena elección, ya que se ajustan a las características de cada cuerpo proporcionándole la dureza que necesita.
  • Las personas con sobrepeso deben elegir un colchón que no se deforme fácilmente. En este sentido, además de la espuma viscoelástica también son adecuados los de muelles ensacados, que distribuyen las zonas de apoyo de manera homogénea en toda su superficie, consiguiendo mayor firmeza y durabilidad.
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?