UP

-     Escrito por canguro

Cocinas pequeñas

cocinas pequeñas son un reto si además nuestra vivienda cuenta con diferentes niveles en una solo piso.

Debemos recordar que la cocina es un lugar de trabajo, por lo que a la hora de decorarlo lo que prima es el orden para hacer la labor menos ardua. Tras considerar esto, nos enfrentamos a dos tipos de espacios básicamente: los modelos que han de integrarse en el salón o en un espacio diáfano o los cuartos independientes.

Los primeros se integran en el tipo de las cocinas americanas. Aquí debemos prescindir de muchos elementos y ceñirnos a lo esencial: muebles y electrodomésticos esbeltos, multifuncionales y pequeños pero con la máxima capacidad, aprovechar alturas y puertas sin saturar y encastrar en lugar de exhibir volúmenes.

Lo más recomendable es que si no podemos lucir la cocina la diferenciemos como un modulo distinto por medio de las composiciones el ‘L’ o ‘U’ con una barra, pintando la la pared o sección en otro color que contraste, elevando mediante una tarima para crear una altura o cerrando con unas puertas ‘en acordeón’, deslizables, o biombos.

Los más atrevidos que puedan permitirse elementos de diseño pueden elegir islas con potentes campanas de extracción que impidan que se esparzan los olores. En esta línea muchas firmas han creado espectaculares mesas de trabajo o centros encantadores que reúnen todo en uno.

Más o menos lo mismo se aplica a las salas con entidad propia. Hay que optar por colores claros para dar luz, muebles sin tiradores y si somos arriesgados sin puertas, armarios con multitud de compartimentos organizados, cajones gaveteros o elementos apilables que se pueden esconder en los bajos vacíos, plegables o abatibles.

Un consejo muy útil en el caso de buhardillas es evitar las esquinas y escoger modelos de muebles planos o redondeados y componer los bloques en escalera.

Imágenes: Decorando mejor, Cocinaria, Decorar Interiores