Caracoles: un plato especial

Los caracoles son unos moluscos terrestres. Este animal tiene la capacidad de enamorar a muchos paladares, pero también hay muchas personas que no se atreven a probarlos. La parte más importante de  la preparación de los caracoles es su limpieza. Es necesario purgarlos antes de cocinarlos y éste es un proceso sencillo pero largo, por […]

CaracolLos caracoles son unos moluscos terrestres. Este animal tiene la capacidad de enamorar a muchos paladares, pero también hay muchas personas que no se atreven a probarlos.

La parte más importante de  la preparación de los caracoles es su limpieza. Es necesario purgarlos antes de cocinarlos y éste es un proceso sencillo pero largo, por eso recomendamos realizarlo 24 horas antes.

Los caracoles son herbívoros, así que se alimentas de hierbas y plantas. Éstas les proporcionan ese sabor tan característico, pero también pueden contener elementos nocivos para el consumo humano. De aquí la necesidad de someter a los caracoles a ayuno. Este período de ayuno puede variar de 1 a 12 días, en función de la época del año.

Los caracoles se ponen en una redecilla en un cuarto oscuro o se envuelven en un trapo (debes cambiarlo a menudo).Cesta de caracoles

Pasado este tiempo lávalos varias veces en abundante agua. Déjalos en remojo durante una hora con agua y sal. Los aclaras y añade un chorrito de vinagre al agua del último aclarado. Recomendamos pasar los caracoles de un recipiente a otro para eliminar las impurezas.

Una vez hecho esto, debes colocar los caracoles en una olla  de agua fría y ponerlos a fuego suave. Cuando el agua empieza a hervir, debes cambiarla.

El proceso de cocción dura unas dos horas. Puedes hacerlo en agua o en una salsa. Puedes dejarlos todo el tiempo que quieras  y además recalentarlos sin que se estropeen. Una salsa sencilla para los caracoles es la que te presentamos a continuación.

Plato de caracolesUna vez has cambiado el agua del primer hervor y veas que salen de sus conchas, aumenta el calor 10 minutos y retíralos del fuego. Los escurres, pásalos por agua fría y los pones a cocer con agua fría y una pastilla de caldo durante media hora. Vuelve a escurrirlos y reserva el caldo.  Rehoga una cebolla rallada y cuando esté dorada le añades los caracoles. Haz una picada con cinco dientes de ajo y una galleta, remójalo con el caldo de la cocción y viértelo sobre los caracoles. Añádeles sal y los dejas cocer a fuego suave durante una hora y media.

Caracoles: un plato especial
5.00 / 5
5.00 - 43 Votos

También te puede interesar