UP

-     Escrito por canguro

Camas nido

Las camas nido son una de las opciones más prácticas para aprovechar el espacio de nuestro dormitorio o el de nuestros hijos, para tenerlo organizado y recogido, y todo sin descuidar el diseño y la diversidad de estilos.

Este mueble es casi un esencial  con un “dos en uno” en camas individuales más o menos estrechas. Permitirá que mientras no estemos usando una de las camas del cuarto, esta quede escondida para que el espacio sea más funcional y así se pueda estudiar, trabajar o jugar con más comodidad.

Tipos de camas nido

En principio, este tipo de mueble es más propio de los dormitorios juveniles e infantiles, aunque también existen sofás que emulan a las camas.

En cuanto a los estilos, no hay mucha variedad ya que lo que se busca en este caso es la practicidad. Sin embargo, podemos distinguir modelos modernos y sencillos normalmente en maderas más o menos nobles, lo que no impide que estén coloreadas, o bien figuras adaptadas a los pequeños de la casa con forma de trenes, coches o aviones.

Entre estos modelos podemos elegir que la cama tenga:

  • Dos camas: la que se ve y la que se guarda
  • Tres camas: la que se ve y otras dos
  • Con cajones: ésta permite almacenar aún más para sacar más provecho a la pieza sin crecer apenas en apariencia.
  • También podemos encontrar camas nido estrechas de medidas johnny es decir de 80 x 1.90 cm.

La mayoría son de arrastre por el método con el que se despliegan de la principal.

Camas nido sencillas

Son aquellas que no rebuscan en el diseño si no es para aprovechar aun más el espacio. Se hallan modelos rectangulares y de volúmenes reducidos.

En este apartado, se puede optar por tipos minimalistas, muy lisos, muy esbeltos, donde ni los cajones tienen tiradores y prescinden al límite de cabecero. Aquí hallan presencia gracias al uso de colores.

No obstante, gracias al diseño, podemos encontrar que algunos de estos tienen un perfil elevado y un frontal de madera en el lado que se ‘empotra’ y a lo largo, es decir un tablero que sobresale para adoptar bonitas formas de nubes, coches o castillos, por ejemplo.

Clásicos y románticos

Aunque es menos frecuente, también se puede obtener una cama nido de aires clásicos con un poco de influencia colonial o de estilo de los muebles vintage. Se trata de aquellos que bien optan por blanco, marrones y rosas con maderas más o menos lisas, donde los cajones tienen tiradores que recuerdan a la forja o a la cama de la abuela, o donde la madera ha sido trabajada o terminada con aspecto más ‘natural’.

En tonos blancos, se admiten lacados de lo más encantadores como las camas que podemos ver en la firma Garabatos.

Estos modelos son perfectos para habitaciones de niñas, donde lo romántico, como ya se ha visto, puede llegar a cotas inimaginables, como en este ejemplo de Portobello Street, donde la cama nido con dosel es para auténticas princesas.

También existe el tipo conocido como ‘diván’, que en realidad son camas con nido, pero para salones o habitaciones de invitados, todo en función de qué notas, de las mencionadas, se resalte en la cama.

Algunos son tan bonitos que son los perfectos para hacer pasar por sofás, sobre todo los modelos diván como este de Ikea.

Camas con cajones

Las camas con cajones, aunque son muy vistas en camas infantiles, la realidad es que pueden ser utilizadas en todo tipo de dormitorio ya que tienen la función específica de ahorrar espacio, con lo cual, como cada día hay habitaciones más pequeñas son una excelente solución para esos momentos.
cama nido con cajones

Como podrás imaginar y como ya hemos visto hay un sin fin de modelos y diseños. Las tienes con pocos cajones o con varios cajones, con cajones del mismo tamaño o con cajones todos de distintos tamaños. La decisión final será dependiendo de la cantidad de cosas que quieras guardar allí y fundamentalmente de la función que quieras darle ya que no es lo mismo guardar zapatos que utilizarlo para guardar complementos.

Si lo que quieres guardar son elementos muy grandes, entonces quizás, en vez de cajones te compensa que tenga puertas corredizas con las que puedes guardar todo tipo de elementos en su interior ya que son más grandes que los muebles con cajones, aunque lo que harán es que la cama esté a una mayor altura que la cama tradicional, con lo cual, debes tenerlo en cuenta porque si se trata de un niño puede que necesite de un pequeño escalón para subir a su cama o similar.

Camas nidos compactas desplazables

Este es otro tipo de camas nido que puedes encontrar en el mercado y que es perfecta para tener por ejemplo en la habitación de un niño con el fin de que tener una cama extra por si algún amigo se queda a dormir. La segunda cama se desplaza desde la parte interior y tan sólo hace falta sacarla para utilizar. Encontrarás infinidad de modelos de este estilo, incluso algunas que son hasta reversibles y que te permiten el darle un uso más cómodo a esa cama extra. Hay otras que tienen patas desplegables para que la cama quede a la misma altura que la cama principal y no haya diferencia entre ellas.

Todas las camas tienen ruedas para que puedas moverlas de un lado al otro y que incluso hasta los propios niños puedan tirar de ella y sacarla con facilidad.

En caso de que tengas dos niños que comparten habitación, pero la habitación es muy pequeña, esta es sin duda la mejor opción para ahorrar espacio y para que ambos tengan camas similares. Si quieres que la cama tenga almacenamiento, hay algunos modelos que además de la cama extra traen unos cajones en la parte inferior.

dos camas nido esquinadas
Si la duda de elegir este tipo de camas nido viene por el hecho de que puede que sean estrechas y tengas que guardar la almohada en otro lugar y colocar las sábanas todos los días, entonces lo mejor es que optes por una cama nido doble con más altura. Las hay hasta de cerca de 90 centímetros, que te permiten que en la cama extra de debajo se pueda guardar no sólo el colchón sino también la almohada y todos sus elementos.

Literas y composiciones

Si se tienen más de un niño en casa y tienen que compartir una habitación que, además, no es grande, la cama nido será una solución eficaz. Hay quien prefiere las literas y cuando hablamos de más de dos, esta también puede incluir la opción nido, en lugar de optar por una tercera altura.

Algunos fabricantes de muebles optan por hacer de lo compacto aún más funcional y si fuera necesario incluyen entre cama y cama un escritorio plegable, como propone Livemar.

Otra de las ideas de esta firma es la de crear una cama cuna que es también nido: una cuna que se adapta al crecimiento del niño para convertirse en cama de ‘mayor’ y que, además de contar con baldas y cajonera para sus cosas, que luego se separa,  incorpora una segunda cama.

Otros post que te pueden interesar:

  • Dormitorios juveniles
  • Muebles infantiles
  • Muebles para dormitorios juveniles
  • Amueblar el dormitorio del bebé
  • Muebles juveniles
  • Muebles para el salón pequeño

Imágenes: Garabatos, Ikea, Livemar, Tocamadera.es, camascompactas.com