Escrito por

Calefacción en el dormitorio

Una de las ventajas más importantes de tener un sistema de calefacción centralizada en el domicilio es, precisamente, el efecto que puede tener en los dormitorios. Todos sabemos que no es conveniente dejar encendido por la noche un aparato de otro tipo, debido a los riesgos que conlleva. En el caso de los de gas es algo impensable, ya que una fuga puede llegar ser fatal; en el de los eléctricos, aunque no existe el mismo peligro, sí podemos correr el riesgo de que algún tipo de tela (por ejemplo, la ropa de cama) caiga accidentalmente sobre el aparato y termine prendiendo.

Una calefacción centralizada nos permitirá caldear el dormitorio durante el día lo suficiente para dormir de manera sosegada, sin sufrir los embates del frío: basta con dejar la puerta cerrada durante algunas horas y dejar que el calor se acumule. Si vivimos en una zona de temperaturas especialmente bajas, quizás nos veamos obligados a tenerla encendida toda la noche. En este caso, lo idóneo es contratar con nuestra compañía eléctrica una tarifa de consumo nocturno. Muchas empresas las ofrecen precisamente para las épocas invernales, o bien para ser utilizadas con acumuladores: los aparatos de calefacción que se encargan de condensar el calor durante la noche para distribuirlo a lo largo del día.

Pero no debemos olvidar el consejo más básico: no tenemos por qué depender exclusivamente de la calefacción para conseguir una noche cálida en invierno. Recordad siempre contar con ropa de cama adecuada; en el mercado existe una amplia gama de mantas y edredones nórdicos preparados para no dejar escapar el calor.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?